Antonio Capa

Terapia Gestalt presencial en Madrid /
Terapia Online

¿Cuándo se recomienda iniciar terapia?

Motivos para ir a terapia

• Cuando sentimos un malestar físico y/o psíquico, una sensación de angustia, tristeza, decaimiento… es un buen momento para pedir apoyo al terapeuta.

• Cuando pasamos por procesos vitales que sentimos nos son difíciles de gestionar, como duelos, separaciones, desempleo,… el terapeuta te ayuda a transitarlos y asimilarlos.

• Si sientes que tienes problemas con el control o falta de control de tu entorno, relaciones, emociones o si las decisiones no son tuyas sino inducidas por otras personas o por el entorno. Ir a terapia nos ayuda a ser protagonistas de nuestra propia vida, a sentir que tomamos las riendas de nuestro destino.

• Cuando las emociones se te escapan y tienes explosiones de rabia o de llanto que no sabes cómo canalizar adecuadamente.

• Si repites patrones, errores y hábitos en tus relaciones de pareja, así como que acabas renunciando a tus cosas para complacer al otro. O al revés, tratas de imponerte y te frustras mucho cuando no sale como tú tenías planificado.

• Baja autoestima y falta de aceptación debido a que tú mismo te conviertes en tu peor crítico o juez, te boicoteas, te haces sentir mal, insatisfecho o fracasado cuando te quedas a solas.

• Cuando tenemos la necesidad de conocernos mejor, comprender nuestra manera de comportarnos, o queremos modificarlas porque nos causan malestar a nosotros o a quienes nos rodean.

¿Qué se logra con la terapia?

Aprendemos a conocernos a nosotros mismos. También es un camino de auto aceptación, de reconocer nuestras sombras e integrar las partes que no nos gustan, para poder cambiarlas o modificarlas, y de asumir y reconocer las partes sanas o saludables que poseemos.

Aprendemos a vivir más en el presente, en las situaciones que nos acontecen, más que a estar centrados en lo que nos ocurrió en el pasado, y a proyectarnos menos en el futuro que vendrá.

Nos abrimos a los demás, aprendemos a vivir plenamente la relación con los otros, mostrándonos tal cual somos, disfrutando de la compañía de los otros, o reconociendo las relaciones que nos perjudican.

Otro de los aspectos que aporta la terapia es a disfrutar de los momentos de soledad buscada, de los momentos del encuentro con uno mismo.