Antonio Capa

Terapia Gestalt presencial en Madrid /
Terapia Online

En que consiste la terapia Gestalt

Orígenes

Este enfoque terapéutico fue creado por Fritz y Laura Perls, matrimonio alemán que sintetizó, a lo largo de los años 50 y ya en Estados Unidos, sus influencias respectivas: el psicoanálisis en el caso de Fritz (1893-1970), psiquiatra formado con Clara Happel, Wilhem Reich y Karen Horney entre otros, y la Psicología de la Gestalt o de la Forma en el caso de Laura (1905-1990), aunque pueden rastrearse otras muchas influencias más o menos implícitas: el teatro y el psicodrama, el pensamiento fenomenológico y existencialista, el zen, etc.

Encuadrada en el movimiento de la Psicología Humanista, la Terapia Gestalt comparte con dicho movimiento la visión esperanzada del ser humano que tiende a su autorealización, no como individuo patologizado sino con recursos saludables para su desarrollo óptimo en el aquí y ahora: un tiempo presente y puntual despontojado de absolutos e inmerso en una situación interrelacional con los otros y con el mundo.

La Terapia Gestalt, más que una teoría de la psiquis, es un eficaz abordaje terapéutico y una filosofía de la vida que prima la conciencia (awareness, darse cuenta), la propia responsabilidad de los procesos en curso y la fe en la sabiduría intrínseca del organismo (la persona total que somos) para auto-regularse de forma adecuada con un medio cambiante.

Antepone la espontaneidad al control; la vivencia, a la evitación de lo molesto y doloroso; el sentir, a la racionalización; la comprensión global de los procesos, a la dicotomía de los aparentes opuestos... y requiere del terapeuta un uso de sí como instrumento (emocional, corporal, intelectual) que transmita una determinada actitud vital en vez de practicar únicamente una técnica útil contra la neurosis.

Preceptos básicos de la terapia gestalt

Estos imperativos o preceptos traslucen la filosofía de la Gestalt: He aquí algunos mandatos que podrían dar una noción impresionista del estilo de vida que conllevan:

• 1. Vive ahora, es decir, preocúpate del presente más que del pasado o del futuro.

• 2. Vive aquí: relaciónate más con lo presente que con lo ausente.

• 3. Deja de imaginar: experimenta lo real.

• 4. Abandona los pensamientos innecesarios; más bien siente y observa.

• 5. Prefiere expresar antes que manipular, explicar, justificar o juzgar.

• 6. Entrégate al desagrado y al dolor tal como al placer; no restrinjas tu percatarte.

• 7. No aceptes ningún otro «debería o tendría» más que el tuyo propio: no adores a ningún ídolo.

• 8. Responsabilízate plenamente de tus acciones, sentimientos y pensamientos.

• 9. Acepta ser como eres (Naranjo, 1989, p. 21).

Y a su vez podrían resurmirse en estos tres principios:

1. Valoración de la actualidad temporal (el presente frente al pasado o el futuro), espacial (lo presente frente a lo ausente) y sustancial (el acto frente al símbolo).

2. Valoración de la atención y aceptación de la experiencia.

3. Valoración de la responsabilidad.

Si tomamos estos principios por lo que son: declaraciones de una verdad y no declaraciones de un deber (Naranjo), podemos entender que la filosofía gestáltica es una filosofía de lo obvio, como diría Fritz Perls; en efecto, el presente, la experiencia y la responsabilidad son realidades obvias.

Paco Peñarrubia
La vía del vacío fértil
Alianza Editorial 1.998